¿Cómo contabilizar un Renting de un Coche? Guía 2022

cómo contabilizar un renting

El renting de vehículos se ha convertido en una de las soluciones más adecuadas para los autónomos y empresas, ya que se trata de una modalidad que ofrece grandes ventajas fiscales a quienes la adoptan.

¡Y es que el ahorro puede ser doble! Por un lado puedes ahorrar con nuestras ofertas de renting y, por otro, con la desgravación de impuestos.

Es por ello que resulta necesario aprender cómo contabilizar el renting de un coche correctamente, de modo que se pueda reflejar en el gasto mensual y así poder realizar posteriormente la desgravación correspondiente.

¿Cómo se contabiliza un renting de coches?

El otro día ya te explicamos qué es el renting y cuál era la diferencia entre la suscripción de coches y un renting flexible o abierto. Hoy vamos a hablar de impuestos y cómo puedes beneficiarte si eres autónomo o empresa.

Para saber cómo contabilizar un renting, es necesario entender el funcionamiento de este servicio a nivel contable, de modo que se puedan obtener beneficios fiscales mes tras mes.

Lo primero que debes saber es que el renting de coches es considerado como un servicio de arrendamiento operativo, por lo que no se debe contabilizar como un bien de la empresa. A diferencia del leasing, en el renting no existe ningún compromiso o posibilidad de compra tras finalizar el contrato, de modo que se puede contabilizar como un gasto más de la empresa.

Otro aspecto relevante a destacar es que, como en el renting de coches el vehículo no forma parte de los activos de la empresa, no se debe reflejar ningún tipo de amortización del bien dentro de la contabilidad general. Solo se trata de un gasto de arrendamiento que no genera ninguna depreciación con el paso del tiempo.

como contabilizar el renting de un coche

Por otra parte, otra de las grandes ventajas del renting de coches es que no queda reflejado como una deuda, a diferencia de la compra del vehículo. Es por ello que el nivel de endeudamiento de la empresa no se ve afectado por este servicio, permitiendo disponer del capital de la empresa para invertir en otros bienes.

De hecho, esta modalidad permite tener varios contratos de renting para dotar a tu empresa de una flota de coches operativa, sin que se genere ningún tipo de afectación en los registros contables. Al contrario, se podrán deducir más cantidad de servicios, a la vez que se optimiza el rendimiento de la empresa, con un gasto mínimo mensual.

¿Puedo desgravarme el gasto de un coche de renting?

Una de las principales ventajas del renting de coches es que es posible desgravar una serie de gastos de las declaraciones de impuestos que se realizan periódicamente. En el caso del IVA, existe una gran ventaja fiscal, ya que se puede deducir el IVA en un renting entre un 50 y 100% de la tarifa mensual.

Esto se debe a que existe una variación según el tipo de uso que se le dé al vehículo. Es decir, que si se demuestra que el coche se utiliza únicamente con fines comerciales o relacionados a la actividad laboral que se realiza, se puede conseguir la deducción del 100% de la cuota de renting mensual. Cuando el coche se utiliza con fines mixtos, es decir, para uso personal y laboral, se puede desgravar el 50% de la tarifa mensual de renting.

Por otra parte, también se puede conseguir una desgravación en las declaraciones de IRPF e Impuesto de Sociedades, en caso de poder demostrar que el coche de renting se relaciona directamente con el desarrollo de la actividad laboral de la empresa. Es precisamente por esto que es una de las mejores alternativas para autónomos y empresas.

Diferencias entre la suscripción a coches y el renting abierto

Es importante realizar un correcto asentamiento de los gastos de renting en los libros contables, ya que de lo contrario se pueden desaprovechar los beneficios de desgravación que este servicio permite obtener.

Por tanto, se deben asentar 3 valores por separado que son importantes para llevar el registro contable de tu negocio o empresa, los cuales son el monto total de la cuota de renting, la base imponible y el IVA. Éste último será el valor a considerar para conseguir las deducciones correspondientes que se realizarán posteriormente.

De este modo se estará aprovechando al máximo el beneficio fiscal que el renting de coches le ofrece a las empresas y autónomos, permitiendo que sea posible utilizar un vehículo para las actividades de tu empresa, sin tener que pagar prácticamente nada por el servicio, ya que se podrá hacer una deducción total del gasto.

¿Y tú? ¿Ya estás empezando a ahorrar en impuestos con un renting? Contacta con nosotros si no es así y te asesoramos gratis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.